sábado, 23 de mayo de 2009

A tí

Esta tarde de sábado tan sucia, tan cruel, tan de mentira
con un cielo indeciso que no sabe si llueve, si llora o sale el sol,
con las calles vacías, con olor de domingo
con charcos de vinagre que te abrasan los pies.

Esta tarde de sábado, este bochorno,
este aire tan pesado que tú ya no respiras.
Nos escuecen los ojos de mirar y no verte, de ver que no nos miras.
Este plomo en el pecho, este olor a podrido.

Esta tarde de sábado, o de jueves o lunes
tan de limones agrios en la boca y tan de niños muertos en sus cunas.

Esta tarde de sábado, la primera sin tí.
Camino por las calles sin aliento, voy ciega
tropiezo con los árboles, los coches, las farolas,
te busco sin descanso, sin querer comprender.
Y es que tú ya no eres, no estás, ya te has ido.

5 comentarios:

aralia* dijo...

Muá*

Jesús Carrasco Gómez dijo...

Me gusta. Me da la impresión de que ha sido escrito hoy mismo.

tOrMeNtA dijo...

Es lo primero que pensé, qué oportuno! ¿Lo has escrito hoy?

Rebeca dijo...

Gracias por vuestros comentarios chicos. La verdad que muchos días o tardes se prestan a esto. Llevaba tiempo con ello en la cabeza pero sí, lo escribí ayer.

Un abrazo a los tres.

la chica de las biscotelas dijo...

desgarrador...